Translate

jueves, 31 de enero de 2008

Israel y nosotros: Tres encadenados


Espléndido el artículo deHermann Tertsch De la sentencia del TC que permitirá negar el Holocausto al par que afrenta la memoria quienes cayeron víctimas del nazismo a la oposición del BNG a comnemorar el día del Holocausto en el Parlamento Gallego, tal y cómo denuncia Amistad Galicia-Israel
Este es un país único, en este sentido, en toda la UE. Spain is different. Sin vacunas y sacando pecho. Puede que la gripe no nos mate.

Israel y nosotros
POR HERMANN TERTSCH

El Bloque Nacionalista Galego (BNG), en el poder en Galicia gracias a su alianza con el PSOE que gobierna en España se ha convertido en el primer partido con responsabilidades institucionales en Europa en negarse a condenar el Holocausto, el exterminio de seis millones de judíos.Lo ha hecho en la Comisión Permanente del Parlamento de Galicia al oponerse a una condena del nazismo con motivo del Día de Recuerdo a las Víctimas del Holocausto que se celebra el 27 de enero.El socio de gobierno de Z ha dicho que solo condenará la muerte de los judíos si se condena también a Israel, la patria de los supervivientes y descendientes de las víctimas. Ni socialistas gallegos ni La Moncloa se han distanciado de esta abominable actitud.Ni han sugerido la ruptura de la alianza y los contactos con un partido que manejan así historia y principios. En cualquier democracia europea que se respete a sí misma habría sucedido ya.Por desgracia es lógico que los socialistas y la izquierda española en general callen al respecto. Esos que se irritaban por el populismo del austriaco Jörg Haider u otros líderes derechistas europeos, miran hacia otro lado ante actitudes propias del negacionismo más repugnante del nazismo que en tantos países europeos es perseguido penalmente y en todos política y socialmente inadmisible. Se lamenta Z de que no le inviten a las reuniones europeas de cierto relieve. Si sigue una legislatura más con los aliados que tiene es posible que haya países que pidan sanciones contra su Gobierno por colaboracionismo con formaciones que la cultura antinazi no está dispuesta a tolerar. Aquí sí que cuadra ese «nunca mais» —¡Nie wieder!— que es la base ética de toda la ética democrática europea desde 1945, desde que el 27 de enero fue liberado Auschwitz. Ni la Europa libre ni Israel olvidan a sus víctimas. Es un imperativo moral que a Z y sus socios les resulta inconveniente como demuestran aquí con las víctimas del terrorismo.Cabe esperar que el escándalo del BNG llegue a las máximas instancias europeas. No es siquiera paradójico. El socialismo nacionalista en ciertos territorios de España ha cruzado el rubicón hacia el nacionalsocialismo con su carga de falsificación histórica, voluntad totalitaria y disposición coactiva. La confusión moral de los socialistas españoles y su política de alianzas en permanente angustia por un poder con el que darse de comer a sí mismos han dejado ya de evocar a Franz von Papen —con su relativismo tan necio como letal— para entrar en paralelismo con las actitudes de Pierre Laval o Vidkun Quisling. A los 75 años de la toma de poder de Hitler —catastrofistas llamaban a quienes auguraban males—, Gobierno y socios nacionalistas adoptan actitudes que explican nuestro paulatino pero amenazador alejamiento de los vértices éticos y políticos de las democracias occidentales.La obsesión de Zapatero de lograr sus objetivos ideales —la altura de miras y la bondad intrínseca de sus proyectos justifican precios y esfuerzos—, son una amenaza que demasiados siguen ignorando.No hay baremo más fidedigno de la calidad moral de las democracias y la sociedad abierta occidental que la actitud hacia Israel. Todas las críticas a su política son necesarias.Por injustas que sean. Israel mismo se critica como sociedad abierta y ayer lo volvió a demostrar con su balance sobre la guerra del Líbano. El drama actual de Gaza se debe exclusivamente al diario bombardeo de territorio israelí. Hamás puede ponerle fin cuando quiera.En España, sin embargo, persiste una anomalía que se revela cuando partidos gobernantes y periódicos que se consideran referentes vomitan su odio a Israel con la misma virulencia con que lo hace —ayer mismo también y no por casualidad en el aniversario de la llegada al poder de Hitler—, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ese otro socio de Zapatero.La esencia de Israel es la superación de la amenaza al exterminio, la defensa a ultranza de la libertad, la dignidad y la conciencia. Es un rotundo y sencillo concepto de vida. Por eso tiene tantos enemigos en todas partes. Pena y pavor da el hecho de que aquí estén en el gobierno.

Encadenados

Tras este comentario sobre el asunto del BNG que Ana Nuño dejó en el blog de Arcadi Espasa del diario El Mundo Espada, con su fina ironía habitual ya desde el título, se hace eco en su blog
Dos pequeños subrayados le sirven para matizar la aclaración de Aymerich sobre el asunto.

31 de enero de 2008

El periódico descubre, fija y da esplendor a la 'aclaración Aymerich'


"Las dos simples partículas subrayadas por mí en texto tan prolijo bastan para la ue a partir de ahora siempre llamaremos aclaración Aymerich. Forman parte destacada del repugnante "Sí, pero" con que la izquierda suele bendecir causas que le incomodan y, de paso, perdonar la vida de los causantes. Su solidaridad con las víctimas del terrorismo se acoge muchas veces a ese formato, cuando inmediatamente después de producirse recuerda que el terrorismo tiene causas, que sólo es un brillante eufemismo de "causas justas". La sintaxis moral (pleonasmo) de Aymerich se despliega con toda su impunidad en la segunda partícula compensatoria. El uso de la adversativa ("pero") desvela que Aymerich no ha tenido siquiera la vergüenza de disimular su pensamiento con la fórmula concesiva ("aunque"). Su fibra ética se aprecia perfectamente en la impugnación del sentido [sic!] que tenga el recuerdo de los crímenes nazis si no va asociada a la condena de la actuación del Estado de Israel contra el pueblo palestino. No sólo hay aquí un impudoroso problema lógico que Aymerich difícilmente comprendería, sino una profunda actitud racista que hace a los padres culpables de los crímenes que hayan podido cometer sus hijos. Es decir, que condena al grupo (judíos) y no a los individuos concretos. Así lo hicieron también los nazis."
Imagen tomada del blog " Siempre nos quedará París"

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Perdonad por la vanidad. Ya sabía que España entera hierve de idiotez, vamos que es un hervidero de idiotas. Por supuesto aquí hay que incluir a los españoles que no se reclaman como tales. Este es el Paraíso del iletrado, del indecente, del cínico... Por supuesto es el paraíso del antisemita, del fascista que se piensa en las antípodas,el idiota moral que sermonea sobre lo que no entiende. Es sólo cuando esa roña asoma en los periódicos cuando nos damos cuenta de que estamos rodeados, entre quienes vivimos y de la estatura moral de quien vive de nosotros. Israel es como la Alemania nazi: cuántas veces he escuchado esto. Y cuantas más tendré y tendremos que escucharlo. Habría que esforzarse para que no sea la "opinión" de tantísima gente.
Un saludo.
Jorge M.(Gijón)

Anónimo dijo...

Os envío un poema de Primo Levi.
Jorge M.

Si esto es un hombre

Los que vivís seguros
En vuestras casas caldeadas
Los que os encontráis, al volver por la tarde, La comida caliente y los rostros amigos: Considerad si es un hombre
Quien trabaja en el fango
Quien no conoce la paz
Quien lucha por la mitad de un panecillo
Quien muere por un sí o por un no.
Considerad si es una mujer
Quien no tiene cabellos ni nombre
Ni fuerzas para recordarlo
Vacía la mirada y frío el regazo
Como una rana invernal.
Pensad que esto ha sucedido:
Os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
Al estar en casa, al ir por la calle,
Al acostaros, al levantaros;
Repetídselas a vuestros hijos.
O que vuestra casa se derrumbe,
La enfermedad os imposibilite,
Vuestros descendientes os vuelvan el rostro.

(Primo Levi, Si esto es un hombre, 1947)

Neguev & me dijo...

Gracias por sus comentarios. Le prometo la próxima con algo mas de enjundia.Uno termina por creer que en este país,cietos prejuicios están tan arraigados que quejarse puede atraer parte de la negatividad ambiental. Los judíos en el pasado lo sabían.Por eso trataban de pasar desapercibidos. Malo cuando el toro ve que agitas la muleta.