Translate

martes, 24 de julio de 2007

Plegaria por la conversión de los Pérfidos judíos

Esta es la plegaria por la conversión de los Judíos que incluirá el retorno a la misa en Latin y que había desaparecido a raiz del Concilio Vaticano II,donde se sentaron las bases para una correcta relación entre los Judíos y el Vaticano

Un asunto realmente preocupante para los que nos ocupamos de limar las asperezas y dedicamos parte de nuestro esfuerzo y nuestro tiempo a amistades Judeo-Cristianas.




“For the conversion of the Jews. Let us pray also for the Jews that the Lord our God may take the veil from their hearts and that they also may acknowledge our Lord Jesus Christ. Let us pray: Almighty and everlasting God, You do not refuse Your mercy even to the Jews; hear the prayers which we offer for the blindness of that people so that they may acknowledge the light of Your truth, which is Christ, and be delivered from their darkness.”

"Por la conversión de los Judíos. Dejanos orar también por los Judíos que el Sr. Nuestro Dios les quite el velo de sus corazones y que puedan reconocer a nuestro Sr. Jesucristo. Rogemos: Sr Todopoderoso, tú que no niegas tu misericordia incluso a los judíos; escucha la plegaria que te ofrecemos por la ceguera de ese pueblo para que puedan reconocer la luz de tu verdad, que es Cristo, y se librados de las tinieblas"

Este es el artículo que escribe Abraham Foxman en los blogs del Jerusalem Post, a propósito de tan lamentable decisión


http://blogcentral.jpost.com/index.php?cat_id=7&blog_id=76&blog_post_id=1309

July 15 2007; 10:07AM

A Point of View: Why I worry about the Vatican’s decisionPosted by Abraham H. Foxman


I was in Rome just 10 days ago for a series of meetings with government leaders and Vatican officials. Little did I know that when I scheduled the trip that I would be in the middle of a major news story, but that is what happened on 6 July. I began receiving calls from journalists in Rome and the US that an expected executive papal order on wider use of the Latin Mass, including a “Prayer for Conversion of Jews,” a part of the Good Friday liturgy, had been leaked. What was my reaction, they all asked?
First I had to see the ‘prayer’ and when I did I told them I was extremely disappointed and deeply offended. Nearly 40 years after the Vatican rightly removed insulting anti-Jewish language from the Good Friday liturgy, I was shocked that it would now permit Catholics to utter such hurtful and insulting words on a prayer for Jews to be converted. I called it a body blow to Catholic-Jewish relations.
The official Vatican announcement the next day only confirmed my worst concern. The prayer for the conversion of Jews was indeed included and apparently sanctioned. Here it is: “For the conversion of the Jews. Let us pray also for the Jews that the Lord our God may take the veil from their hearts and that they also may acknowledge our Lord Jesus Christ. Let us pray: Almighty and everlasting God, You do not refuse Your mercy even to the Jews; hear the prayers which we offer for the blindness of that people so that they may acknowledge the light of Your truth, which is Christ, and be delivered from their darkness.”
How could a Jew not be insulted and offended?
Especially, since during the past four decades, the Church has made great strides in reversing a 2,000-year history of anti-Semitism. Vatican II and its landmark document Nostra Aetate (1965), repudiated the centuries-old ‘deicide’ charge against all Jews, stressed the religious bond shared by Jews and Catholics, reaffirmed the eternal covenant between God and the People of Israel, and dismissed Church interest in trying to baptize Jews. Pope John Paul II made great leaps in reconciling the Church with the Jewish people by rejecting anti-Semitism and the destructive doctrine of supersessionism, visiting a synagogue and stating that Judaism is “the elder brother” of Christianity and recognizing and visiting State of Israel.
That is why the inclusion of the prayer for the conversion of the Jews is so disturbing. It is not merely that such a conversion call and condescending references conjure up the great suffering and pain imposed by the Church on Jews through the centuries, and it is not merely that the tone of this prayer runs counter to the new relationship and language fostered by the Vatican for decades to change Catholic attitudes toward Jews.
The main reason to be disturbed by the return of this Vatican-sanctioned prayer is that it threatens to undermine the conceptual underpinnings of so much that has happened over 40 years. But let’s be clear, the Vatican is not an enemy of the Jewish people, nor is Pope Benedict XVI.
What is important now is for good people within and outside the Church to stand up and make these concerns heard. Much is at stake: for the progress already made, for the implementation of Vatican II and the legacy of John Paul II, for the future of Catholic-Jewish relations, and for the rejection of anti-Semitism and recognition of the legitimacy of Judaism.
I hope that the decision is not one written in stone, and that Catholics and Jews of good will can now work together to persuade the Holy See to re-examine its decision.

TRADUCCIÓN ( Neguev & Me)

Hace justamente 10 días estaba en Roma para una serie de encuentros con líderes políticos y oficiales del Vaticano. Poco sabía cuando planeé el viaje que me encontraría en el centro de una historia de las que hacen noticia, pero eso es lo que pasó el 6 de Julio. Empecé a recibir llamadas de periodistas en Roma y en USA acerca de una esperada orden ejecutiva papal sobre el amplio uso de la misa en Latín, incluyendo una “Plegaria por la conversión de los judíos”, como parte del la liturgia del Viernes Santo que había sido incorporada. ¿ Cual era mi reacción, me preguntaban todos?
Primero tenía que ver la “plegaria” y cuando lo hice, les dije que estaba extremadamente decepcionado y profundamente ofendido. Cerca de 40 años después de que el Vaticano, con acierto, quitara ese lenguaje antijudío e insultante de la liturgia del Viernes Santo, me chocó que ahora permitiera a los católicos decir palabras tan hirientes e insultantes en una plegaria en la que se instaba a la conversión de lo judíos.
Esto no podía ser considerado mas que una herida sangrante en las relaciones Judeo- Cristianas.
El anuncio Oficial del Vaticano, al siguiente día, solo confirmó mis peores temores. La plegaria por la conversión de los judíos estaba incluida y sancianada. Aquí está "Por la conversión de los Judíos. Dejanos orar también por los Judíos que el Sr. Nuestro Dios les quite el velo de sus corazones y que puedan reconocer a nuestro Sr. Jesucristo. Rogemos: Sr Todopoderoso, tú que no niegas tu misericordia incluso a los judíos; escucha la plegaria que te ofrecemos por la ceguera de ese pueblo para que puedan reconocer la luz de tu verdad, que es Cristo, y ser librados de las tinieblas"
¿ Como puede un judío no sentirse insultado y ofendido?
Especialmente, desde que las últimas cuatro décadas, la Iglesia ha hecho grandes cambios tratando de revertir una historia de 2000 años de anti-semitismo. El Vaticano II y su hito. El documento Nostra Aetate(1965), repudiaba centurias de viejo “deicidio”, cargadas sobre los Judíos, enfatizaba el acervo común compartido por Judíos y Católicos, reafirmaba la eterna promesa entre Dios y el Pueblo de Israel y abandonaba el interés de la Iglesia en bautizar judíos. El Papa Juan Pablo II protagonizó un gran salto en la reconciliación de la Iglesia con los Judíos: rechazando el anti-semitismo, visitando la sinagoga y afirmando que los Judios son “ El hermano mayor” de la Cristiandad , reconociendo el Estado de Israel y visitándolo.
Es por eso que la inclusión de la plegaria para la conversión de los Judíos es tan preocupante y molesta. No se trata simplemente de que ese llamado a la conversión y esas condescendientes referencias evoquen el gran sufrimiento provocado por la Iglesia a los judíos durante centurias, y no es meramente que el tono de la plegaria vaya contra las nuevas relaciones y el lenguaje forjado por el Vaticano, durante décadas,para cambiar las actitudes de los Católicos acerca de los judíos.
La principal razón para estar preocupado por el regreso de esa plegaria sancionada por el Vaticano, consiste en la amenaza para el deterioro de cimientos conceptuales de lo que ha ocurrido estos 40 años. Seamos claros, el Vaticano no es un enemigo del pueblo judío, tampoco lo es el Papa Benedicto XVI.
Pero lo que es importante ahora es que gente buena dentro y fuera de la Iglesia se opongan y hagan que esas preocupación sea escuchada: Mucho se juega: Para el progreso ya alcanzado que supuso la implementación del Vaticano II y el legado de Juan Pablo II, y para el futuro de las relaciones Católico- Judías, así como para el rechazo del antisemitismo y el reconocimiento de la Legitimidad del Judaísmo.
Espero que la decisión no esté grabada sobre piedra, y que los Católicos y los Judíos de buena voluntad puedan trabajar juntos para persuadir a la Santa Sede a reconsiderar su decisión.

_______________________________________________________________________________

El Domingo 22 de Julio del 2007, La Vanguardia se hace eco del tema en sus páginas de religión.

Este es el texto que publica:


Esperanzas y temores de Ratzinger

El Papa Benedicto XVI era consciente de que las últimas decisiones adoptadas por la Santa Sede podrían ser interpretadas de manera errónea, que serían difíciles de comprender o que incluso serían distorsionadas con caricaturas. En la carta dirigida a los obispos que acompaña su motu proprio sobre el latín, la liturgia y la misa, el Papa les indica que presenta estos textos "con gran confianza y esperanza". Pero el Papa utiliza hasta en cinco ocasiones la palabra "temor", y otras tantas veces recalca la autoridad y la vigencia del Vaticano II. Benedicto XVI, en coherencia con sus planteamientos de cuando Joseph Ratzinger era cardenal, defiende el Vaticano II como concilio renovador en una línea de continuidad de la Iglesia. Descarta tanto las posturas contrarias a este concilio como las interpretaciones rupturistas. En este contexto de confrontación, o al menos de debate doctrinal sobre lo que es la Iglesia de Jesucristo, se produce una significativa intervención del Papa el pasado domingo, 15 de julio, a la hora del ángelus. En esta ocasión, al referirse al Evangelio y al cristianismo, Benedicto XVI no habló de doctrinas ni de verdades. Habló de amor. Así podía quedar resituada la polémica de estas semanas. "Hoy la liturgia - explicó el Papa- nos invita a reflexionar sobre la célebre parábola del buen samaritano, que introduce el amor a Dios y el amor al prójimo en el corazón del mensaje evangélico (...) ¿Pero quién es mi prójimo? Cada uno de nosotros debe hacerse prójimo de cada persona que encuentra (...) El amor es, por tanto, el corazón de la vida cristiana. De hecho, sólo el amor, suscitado en nosotros por el Espíritu Santo, nos hace testigos de Cristo".


NO AL ANTISEMITISMO En todo este debate se ha producido una confusión que ha levantado ampollas. Por ejemplo, comunidades judías han interpretado que con los textos de la misa preconciliar se daría cancha al antisemitismo, pues se restablecería aquella oración del Viernes Santo que decía "oremus et pro perfidis Judaeis" (oremos por los pérfidos judíos). Pero esta expresión y toda otra despectiva fueron suprimidas por Juan XXIII en 1959. En esta línea, el motu proprio de Benedicto XVI establece que en el Triduo Pascual (Jueves Santo, Viernes Santo, Sábado Santo) no se podrá utilizar el misal tridentino o de Pío V. En estos tres días sólo se hará servir el misal de Pablo VI de 1970 en que al respeto se señala: "Recemos por los judíos a quienes Dios habló en primer lugar; para que progresen en el amor de Su Nombre y en la fidelidad a su alianza".


http://www.lavanguardia.es/premium/epaper/20070722/53377990305.html


12 comentarios:

Ana Nuño dijo...

Esta es una decisión escandalosa. Parece que promovida directamente por Ratzinger. Y hay que denunciarla: supone un retroceso a posturas pre-Concilio Vaticano II.

Como, por cierto, esta otra reciente decisión del Vaticano, que ha pasado desapercibida por estos pagos: la de reincorporar en la grey de la Santa Madre Iglesia a los fanáticos seguidores de Monseñor Lefebvre. Quienes, además de pasarse por la sotana la doctrina postconciliar de la Iglesia, son uno de los pilares en los que se apoyan en Francia tanto la extrema derecha de Le Pen como algunos grupúsculos negacionistas afectos a las tesis de Faurisson.

Pero no hay nada que hacer. Aquí estamos como siempre: abducidos por el ombligo peninsular. Que si el laicismo, que si la Conferencia Episcopal, que si zurra al monigote por la izquierda con el bastón de la Educación para la Ciudadanía, que si zarandéamelo por la derecha con el látigo de la Moral Imperecedera, con mayúsculas de Vigía del Occidente.

Nada que no sepamos ya: la España eterna (¿o habrá que escribir, con caja alta, Eterna?). Eternamente dividida entre la de charanga y pandereta, devota de Frascuelo y de María, y la que se atreve a poner un arma letal en manos de la poesía (y las ideas). Eso sí, cargada de futuro.

Es decir, de muerte. El único futuro que nos aguarda a todos.

mariquitaperez dijo...

Sonrío :) No puedo evitarlo, aunque el tema sea serio. Serio y retrógrado, vaya por delante. Que en pleno s.XXI ocurran estas cosas, pasman.

Es labor y obligación de la Iglesia el apostolado y la conversión. No debemos por tanto, rasgarnos las vestiduras al conocer este tipo de cosas. Que en concreto haya que 'quitar el velo' de los corazones judíos digo yo que del mismo modo llevará a quitar otros velos entonces...

No me atrevo a calificar el hecho de escandaloso, como hace Ana, aunque estoy en el límite, pero desde luego da una idea de la mentalidad retrógrada y obsoleta de esta institución.

Besos

Anónimo dijo...

Bien; Mariquita Pérez..se podría decir que es que los quieren tanto, que solo quieren quitar el velo a los judíos...pero el fondo es bien otro.
El mensaje central del catolicismo queda en evidencia con la simple persistencia de "judíos", pues como se trata de una cuestión hereditaria. Si subsiste el primogénito, y no me estoy refiriendo a platos de lentejas, ¿ A manos de quien irá la herencia?

Ana Nuño dijo...

Gracias, mariquita, por tu comentario. Al que me permito añadir una coda.

En efecto, quién puede negarlo: estamos en el siglo XXI. Después de Cristo, es decir.

(Sí, ya sé que con esto pasa lo mismo que con las llamadas "metáforas muertas". Es decir, metáforas que lo fueron en su día, pero que de éxito murieron, tan populares que pasaron al torrente sanguíneo de la lengua, y ya no las percibimos como tales. Abundan los ejemplos, que no citaré.)

Con la Iglesia pasa que es una institución oficial. Cierto que es algo más para los creyentes. Pero en eso no entro, porque yo no lo soy y no podría hablar con propiedad de esos arrabales del alma.

Pero retomo: es una institución oficial. Exactamente lo que es un régimen político o una ideología. Una institución, además, cuyo ámbito de influencia abarca cerca de mil millones de habitantes del planeta.

Es en este sentido en que me importa la evolución (o involución) de la doctrina oficial de la Iglesia Apostólica y Romana. En la medida en que su influencia se extiende, al menos, a la sexta parte de la humanidad.

Y que su portavoz, el Vaticano, vuelva a su añeja costumbre de estigmatizar a los judíos o que decida avalar la cerrazón retrógrada de los curas preconciliares, me parece, en efecto, una muy mala noticia.

Ello quiere decir, por lo pronto, que uno de cada seis terrícolas estarán dispuestos a creer que los judíos son "malignos", o que el catolicismo debe enfrentarse a los poderes terrenales para imponerle su lógica.

mariquitaperez dijo...

ES una mala noticia Ana, que se acrecienta por la difusión a la que haces mención y que aún sin esa difusión -cierta- ya lo sería y a pesar de la cual aprovecho para enviarte un cordial saludo :)

Besos, Neguev :)

Anónimo dijo...

No, no se acrecienta por la denuncia. Puede que la denuncia o difusión sirva para que desde dentro de la propìa Iglesia, se levanten voces críticas con la medida.

Eso dice el artículo que , una vez traducido, colgaré esta tarde.

Gracias a las dos
Neguev

Neguev & me dijo...

Algunas reconsideraciones al respecto en el último informe de prensa de la ADL
-------------

Press Release Vatican-Jewish Relations

ADL Welcomes Vatican's Consideration To Remove Anti-Jewish Prayer


New York, NY, July 19, 2007 … The Anti-Defamation League (ADL) welcomed the comments of a senior Vatican official that the Good Friday Latin prayer to convert Jews could be removed from the re-introduced Latin liturgy. Holy See Secretary of State Cardinal Tarcisio Bertone, who ranks second to Pope Benedict XVI, told reporters that the Vatican could study the possibility of substituting the prayer. "This could be decided and this would resolve all the problems," he said.

"We are pleased that the Vatican is listening to our concerns," said Abraham H. Foxman, ADL National Director. "We hope that Cardinal Bertone's public conjectures will shortly result in putting Catholic-Jewish relations back to the positive mode we were in before all this."

Mr. Foxman added that, "ADL has no position on the Latin Mass itself. Our concern is focused on the Good Friday Latin prayer to convert Jews, which contradicts 40 years of evolving Catholic teachings about the eternal covenant between God and the Jewish people, and the end of efforts to baptize Jews."

ADL has called on the Holy See to re-examine its decision to sanction the anti-Jewish Good Friday prayer, which is included in a new papal decree that grants wider usage of the Latin Mass, a worship service that has been restricted since the progressive reforms of the Second Vatican Council and the landmark Nostra Aetate document in the 1960s. Because of the offensive language, Pope Paul VI in 1970 replaced the 1962 Latin prayer with a much more positive prayer for Jews.




The Anti-Defamation League, founded in 1913, is the world's leading organization fighting anti-Semitism through programs and services that counteract hatred, prejudice and bigotry.

Anónimo dijo...

Y digo yo...¿ El Vaticano no tiene suficiente con abrir los ojos a los millones de " fieles perdidos " para que no se quemen en el infierno? La obsesión que tiene por los judios es más que una patologia crónica. DP

more dijo...

Vamos a ver:

1.- Antes de hablar, conviene saber de que se está hablando, no vaya a ser que digamos falsedades. Y esto va por Neguev, Ana Nuño y Foxman. Si Foxman, Neguev y Ana Nuño hubiesen leído el motu proprio del Papa sabrían que en el Triduo Pascual, que incluye el Viernes Santo, se seguirá utilizando la liturgia reformada por Pablo VI. En ella se dice lo siguiente: "Oremos por el pueblo judío, el primero en oír la palabra de Dios, para que siga creciendo en el amor de Su nombre y en la fe de Su alianza.

Dios eterno, tiempo atrás diste tu promesa a Abraham y su posteridad. Escucha a tu Iglesia que reza para que el pueblo que primero hiciste Tuyo llegue a la plenitud de la redención".

Los católicos, pues, seguimos rezando, "with a much more positive prayer for Jews", para que los judíos lleguen a la plenitud de la salvación, entendiendo, obviamente, que esta se alcanza en el seno del cuerpo instaurado por Cristo que es la Iglesia Católica. No hay obsesión con los judíos, ni ha variado un ápice la doctrina de la Iglesia recogida en su declaración Nostra Aetate.

Curioso porque un documento de la Congregación de la Doctrina de la Fe de hace nada que repetía la doctrina del Vaticano II sobre la Iglesia Católica como la verdadera Iglesia fundada por Cristo ha provocado reacciones airadas en muchos protestantes. A lo mejor, es que estamos obsesionados, también, con los protestantes. El diálogo ecuménico, esta es la idea del Papa, no puede tener lugar escondiendo las diferencias si existen. Sólo se puede dar siendo conscientes de las mismas.

El fondo de la oración es el mismo que el de la de 1962, pero con palabras que puedan ser menos hirientes. Sinceramente creo que la exaltación de Foxman, repicada por Neguev, hace daño al diálogo judeo-cristiano. Antes de gritar antisemitismo, hay que informarse.

2.- Empieza a ser una coña marinera que tanto algunos católicos, como muchos católicos menten al Vaticano II como si hubiese constituido un giro de 180 grados en la doctrina de la Iglesia. Falso de toda falsedad.

3.- Ana Nuño presenta el objetivo de la Iglesia de devolver a su seno a los lefebvrianos como algo maligno. Pues no. El motivo principal que motivó el cisma (y lo llamo así porque nadie que no acepte la autoridad papal puede, en puridad, decirse católico) fue la declaración sobre la libertad religiosa y la libertad de conciencia (por cierto, declaración nada sorprendente vista a la luz del magisterio ancestral de la Iglesia; probablemente no tanto de su práctica que no duelen prendas en reconocer). La Iglesia no ha cambiado a este respecto y si los lefebvrianos quieren volver al seno de la Iglesia tendrán que tragar con esto. Dicho de otro modo, aceptar la autoridad papal.

4.- La nota que cuelga Neguev del 19 de Julio es un acto de hipocresía increíble en una organización que se dice repsetable (véase el punto 1 de mi comentario). La denuncia que hacía Foxman no tenía sentido y, en vez de rectificar, se adjudica a su mala fé una rectificación vaticana que no es tal.

Todo esto dicho con respeto. No tengo el gusto de conocer a Ana Nuño, pero sí que conozco, virtualmente, a Neguev del blog de Arcadi del que me desenganché hace tiempo. No era habitual de los comentarios porque nadie me hacía caso :-) pero solía estar de acuerdo con Neguev en su incansable defensa de Israel y en su denuncia del antisemitismo. Lo único que quiero dejar claro es que hay que saber antes de denunciar.

Un saludo

Neguev & me dijo...

More, le recuerdo perfectamente y le agradezco su comentario.
Cómo verá he introducido un texto del La Vanguardia que se hace eco del tema. De todo ello parece deducirse que las quejas que de la ADL, y el texto que publica el 19 de Julio es producto del eco negativo que el malentendido,( quiero creer, ya que espero que nadie rece por los pérfidos judíos) tuvio eco entre la propia curia
Le remito a este párrafo
"New York, NY, July 19, 2007 … The Anti-Defamation League (ADL) welcomed the comments of a senior Vatican official that the Good Friday Latin prayer to convert Jews could be removed from the re-introduced Latin liturgy. Holy See Secretary of State Cardinal Tarcisio Bertone, who ranks second to Pope Benedict XVI, told reporters that the Vatican could study the possibility of substituting the prayer. "This could be decided and this would resolve all the problems," he said." En el que se alude a la posibulidad de SUSTITUIR , la plegaria para solventar los problemas.En lo que solo cabe entender como un gesto de entendimiento y de buena voluntad POR AMBAS PARTES

OFF TOPIC:
lo que corresponde a Ana Nuño. La propia Vanguardia habla del tema. pero es algo que no atañe al objetivo que mi post pretendia, aunque ciertamente no me parece una buena noticia

Gracias por su participación

Neguev & me dijo...

Para completar el tema. Aparecido en LV, el mismo 22/07/2007.

Quo vadis?

Las últimas decisiones del Papa buscan la reconciliación pese a las presiones del sector duro de la curia romana

ORIOL DOMINGO - Barcelona
Quo vadis? ¿Adónde vas? Esta pregunta fue formulada por Pedro a Jesús en una época confusa y difícil del cristianismo naciente, allá en la Roma imperial. Así se relata en una tradición apócrifa, convertida siglos después en novela y en película cinematográfica. Este interrogante cobra hoy actualidad, sobre todo tras el desconcierto generado en núcleos cristianos y en sectores de la opinión pública interesados en estas cuestiones debido a las últimas decisiones de Benedicto XVI que podrían incidir en el desarrollo reformador del concilio Vaticano II.

¿Adónde va, pues, la Iglesia en el siglo XXI? ¿Adónde va el Papa? ¿Adónde va la jerarquía de la Iglesia católica? Quo vadis?

¿GOLPE DE TIMÓN EN LA IGLESIA?

Son interrogantes derivados de la notificación vaticana contra aspectos de la teología de la liberación del jesuita Jon Sobrino, del motu proprio del Papa sobre el cónclave, del siguiente motu proprio sobre el uso de la liturgia romana anterior a la reforma de 1970, de la declaración de la Congregación Pontificia de la Doctrina de la Fe sobre la concepción de la Iglesia católica según el Vaticano II.

Católicos, cristianos y agnósticos interesados en estas cuestiones formulan muchas preguntas. ¿Llega la contrarreforma? ¿Se regresa a aquel pasado reivindicado por los seguidores del arzobispo cismático Marcel Lefebvre (1905-1991), excomulgado por Juan Pablo II en 1988? ¿Hay un golpe de timón en el rumbo conciliar de la nave eclesial? ¿Se vuelve al concilio de Trento (1545-1563), que parecía definitivamente superado por el aggiornamento del Vaticano II (1962-1965) que sucesivamente impulsaron los papas Juan XXIII y Pablo VI? ¿Repercutirá todo ello en el diálogo ecuménico con las otras iglesias cristianas? Las decisiones del Papa han causado sorpresa, adversidad en ámbitos católicos y cristianos y reacciones caricaturescas. Pero tras una reflexión pausada de estos documentos de la Santa Sede cabe otra lectura de la reciente cascada de acontecimientos, en opinión de católicos catalanes vinculados a Roma. Según esta hipótesis, las últimas decisiones polémicas del Papa buscan la reconciliación entre los diversos sectores de la Iglesia pese a las presiones del grupo más duro y conservador de la curia romana. Benedicto XVI lo hace con su estilo, que es más de intelectual, de teólogo y de hombre de plegaria que de político y hombre de acción.

El núcleo del sector más duro de la curia romana está formado, entre otros, por algunos de los cardenales latinoamericanos residentes en el Vaticano, entre los que destacan los colombianos Darío Castrillón Hoyos y Alfonso López Trujillo, el mexicano Javier Lozano Barragán y el argentino Jorge María Mejía. Están en las antípodas de los obispos y teólogos latinoamericanos de la liberación.

DESENCANTO TRADICIONALISTA

La película de los hechos refleja que la notificación vaticana a Jon Sobrino, del pasado 14 de marzo, se produjo poco antes de la cumbre episcopal latinoamericana, celebrada en mayo, seguramente para condicionarla en un sentido restrictivo. La notificación, sin embargo, no condena al jesuita vascosalvadoreño, lo que ha disgustado a quienes están en contra de la teología de la liberación.

Benedicto XVI, con su motu proprio del 26 de junio, modifica el quórum necesario en el cónclave para elegir Papa, pero ha resistido fuertes presiones para que los cardenales que han sobrepasado los 80 años, que actualmente son 78, pudieran continuar siendo electores, lo que inclinaría la orientación del colegio cardenalicio.

El Papa tiende su mano reconciliadora al sector tradicionalista y lefebvriano con su motu proprio sobre el uso de la liturgia romana anterior a la reforma conciliar de 1970, pero ha rechazado las presiones para que estos grupos tradicionalistas se convirtieran en prelatura o en congregación, lo que les hubiera dado una especial legitimidad orgánica.

Y el documento de la Congregación de la Doctrina de la Fe sobre la concepción de la Iglesia católica según el Vaticano II se acaba de dar a conocer seguramente para condicionar la Asamblea Ecuménica Europea que se celebrará entre los días 4 y 9 del próximo septiembre en Sibiu, Rumanía. Pero este sintético documento no aporta nada nuevo al debate ecuménico, como se ha encargado de explicar el aperturista cardenal Karl Kasper, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y hombre de confianza de Joseph Ratzinger.

Renton dijo...

Yo rezo cada día para que los llamados de Dios se conviertan... en esta oración incluyo a judíos y gentiles por igual.

Está mal eso?

Espero que no porque no hay mala intención y voy a seguir haciéndolo.

Con respecto a la misa en latín, los Evangelios ordenan que se ha de predicar la Palabra siempre en una lengua que sea comprendida por los evangelizados.

Pero bueno, hay tantas doctrinas católicas que contravienen los evangelios que ya no viene de una, huh?

:|