Translate

lunes, 2 de febrero de 2009

Javier Marías e Israel


Apareció ayer En El Pais Un artículo de Javier Marías. El reputado intectual manifiesta sus escrúpulos de conciencia para viajar a Israel si le concedieran un premio. Tan solo cabe esperar, como el mismo dice en artículo, que a nadie se le ocurra concederselo, quedaría muy feo que no asistiera.


"Lo mismo que nunca he ido a Cuba, o que no iría a Irán, ni a Arabia Saudí, ni a Venezuela, o que no habría ido al Chile de Pinochet, tampoco iría a Israel. A un país, para ser civilizado y democrático, no le basta con celebrar elecciones libres. Esa condición se gana o se pierde día a día, en la manera de gobernar, y también en la de conducir una guerra. Israel hoy la ha perdido".


Envié el artículo a unos cuantos amigos, algo alarmada por la posibilidad que D. Javier Marías estuviera rechazando de antemano alguna iniciativa, por si corrían lvoces en Israel sobre la posibilidad y recibo de José Benarroch fundador de la revista " Línea Directa con Israel" el siguiente comentario"


"El artículo en sí, en su primera parte, esta bien y no le pondría peros. Donde falla es en la segunda parte, cuando menciona el ejemplo de la Segunda Guerra mundial. Desde entonces han cambiado mucho el mundo, y con el la forma de hacer guerras. Tampoco los cánones del Derecho Internacional Publico, Convención de Ginebra de 1953 y otros responden a la difícil realidad de los últimos veinte años.


Fíjate que desde 1973 Israel no ha tenido ninguna guerra con Estados Árabes, o sea con Ejércitos regulares. En 1982 la operación "Paz en Galilea" fue librada contra la incesante lluvia de cohetes sobre el Norte del país por parte del Fatah / Arafat: el resultado fue la salida del Fatah a Túnez. En 2006 le toco el turno a Hizbullah, tras el rapto /asesinato de nuestros soldados que culminó una larga serie de agravios.


Y ahora en 2009, contra Hamas.


Lo que tienen estas tres ultimas organizaciones en común, o las dos últimas, si excluimos al casi extinguido Fatah, es que son organizaciones terroristas y no ejércitos regulares como en los años 40 y 50. Como tales su estrategia es la de ganarse la opinión publica y deslegitimizar a su enemigo, en este caso Israel, utilizando medios que repugnan la moral occidental pero que ellos consideran legítimos, tales como: capturar iglesias y disparar desde ellas, como hicieron en Belén, almacenar cohetes y explosivos debajo de mezquitas y hospitales, construir túneles para contrabando de armas en gran escala por debajo de edificios de vivienda con decenas de familias, escudarse detrás de niños en tiroteos, para que estos sean baleados y poder exhibirlos luego ante las cámaras de televisión, etc.


Todo esto el Sr. Marías ni lo menciona ni lo toma en cuenta, o sea que sin hacerlo su artículo, que empieza muy bien, como mencioné, termina debilitado y erróneo en sus conclusiones. Es como si el caso del que te abofetea en la calle también te acuchillara en el vientre, pero llevando un niño en los brazos.


¿Qué se debe hacer a la centésima vez que eso ocurre? Eso no lo dice el Sr. Marías, pero si lo considerara tal vez podría comprender un poco mejor el dilema de este país, en el que Golda Meir comento una vez "podré perdonar a los Árabes que hayan matado a nuestra gente, pero no que para defenderlos tengamos que matarlos a ellos".


Por este artículo desde luego no recibirá el Premio Jerusalem. Pero le invitamos igual a venir, con mente imparcial, a conocer la realidad de los hechos un poco mejor.


José Benarroch

Fundador de la Revista

Línea Directa con Israel


14 comentarios:

Anónimo dijo...

Admiradísima Neguev, muy bueno su post contra Javier Marías ese iluso antisionista y hez de las letras españolas, aunque él se crea un genio. Por cierto, ¿ese Benarroch cuyo análisis es tan certero es pariente suyo?
Siga como siempre, querida. Contra viento y marea.

Neguev and me dijo...

Insiste usted en vano ´valiente anónimo. No haremos como sus amigos y llevados del genio cerraremos el blog a discrepantes y demás ralea, por inícuos que estos sean.

Pierde el tiempo, créame.

Y mientras le envio el último comunicado de la Embajada de Israel, por si lo quiere usted enviar a sus amigos demócratas


COMUNICADO DE LA EMBAJADA DE ISRAEL




Nuevas violaciones del alto el fuego por parte de Hamás
Doce cohetes y bombas de mortero lanzados desde Gaza
impactaron en territorio israelí
causando tres heridos


1 de febrero de 2009





El pasado sábado 17 de enero Israel decretó un alto el fuego unilateral; al día siguiente, el 18 de enero, la organización terrorista Hamás anunció el alto el fuego, también unilateral.

Tres israelíes (un civil y dos militares) resultaron heridos ayer domingo 1 de febrero como consecuencia del lanzamiento de una docena de cohetes Kassam y bombas de mortero contra territorio israelí efectuados desde la franja de Gaza. Como respuesta, el ejército de Israel atacó un aserie de objetivos en Gaza (túneles destinados al contrabando de armas y un puesto de Hamás).

El gobierno de Israel hace responsable a Hamás, única autoridad en la franja de Gaza, de cualquier ataque originado dentro de su área de control.

El gobierno de Israel anunció días atrás que cualquier violación de la tregua sería respondida duramente.

Con anterioridad, Hamás había perpetrado varios ataques y mantenía su estrategia de rearme:

ú 19 de enero: Un barco de la marina estadounidense interceptó un barco iraní cargado de armas para Hamás que se dirigía a Gaza. La detención se produjo en el marco del compromiso de Estados Unidos para poner fin al contrabando de armas; Estados Unidos solicitó la ayuda de Egipto para realizar el registro completo de la embarcación.

ú 20 de enero: Hamás lanzó 8 bombas de mortero desde el campo de refugiados de Al-Mawzi en el centro de la franja de Gaza; dos de los proyectiles cayeron en la propia franja y los otros en el Néguev occidental (territorio israelí).

ú 20 de enero: Dos incidentes de disparos de armas ligeras contra fuerzas israelíes presentes en el paso de Kisufim.

ú 21 de enero: Los terroristas de Hamás han continuado (y continúan) con el tráfico de armas a través de los túneles que seguían operativos y han iniciado la reconstrucción de los demás túneles destinados al contrabando de armas.

ú 27 de enero: Un soldado israelí murió al hacer explosión una bomba al paso de una patrulla que circulaba por territorio israelí en las cercanías del paso fronterizo de Kisufim entre Israel y Gaza. A continuación, hombres armados dispararon contra los soldados israelíes, que respondieron con fuego. La primera medida adoptada por Israel tras este incidente fue el cierre de los pasos fronterizos.

ú 28 y 29 de enero: Dos nuevos lanzamientos de cohetes Kassan contra territorio israelí desde la franja de Gaza. El primero fue lanzado el 28 de enero por la noche, impactando en la región de Eshkol; el segundo fue disparado el día 29 cayendo en las proximidades de la ciudad de Sderot.

No dudamos que cualquier reacción israelí a estas violaciones de Hamás encontrará su espacio en los titulares de prensa.

Brindamos esta información para situar los acontecimientos en su contexto y poder establecer las relaciones causa-efecto.





Para más información:

Departamento de Prensa

Tel.: 91-782 95 10 – prensa@madrid.mfa.gov.il



Departamento de Prensa

Madrid, 2 de febrero de 2009















Velázquez 150 - 28002 Madrid – Tel. 91 782 95 00

www.embajada-israel.es – embajada@embajada-israel.es

Anónimo dijo...

Es usted una miserable intelectualmente. Coloca una foto de Javier Marías pero no coloca su artículo. ¿A qué obedece eso? ¿Quiere que nos fijemos en su cara para reconocerle si pasa a nuestro lado?
Ya que usted no lo hace lo cuelgo yo. Un artículo muy bueno.

LA ZONA FANTASMA. 1 de febrero de 2009. Guerra y crimen

No soy ningún cristiano que crea que se debe poner la otra mejilla, ni pacifista a ultranza que considere que nunca se ha de responder con violencia. Si a uno lo atacan, me parece natural que se defienda. Si lo agravian o insultan, no juzgo mal devolver lo recibido, o por lo menos tomar medidas y prevenirse para la próxima. Si alguien nos detesta hasta el punto de querer borrarnos del mapa, encuentro lógico oponerse a todo trance y, si no hay más remedio, intentar borrar del mapa al otro, al que desea aniquilarnos. Ahora bien, lo que distingue a una persona civilizada de una mala bestia, un venado, un matón o un chulo, es pensar en las consecuencias de su reacción, por justificada que ésta sea. También lo es tener en cuenta la capacidad de quien nos aborrece: alguien puede ansiar perjudicarnos gravemente, pero no siempre ese alguien está en condiciones de conseguirlo. Si yo llevo pistola y un individuo me abofetea, lo que en modo alguno puedo hacer es pegarle un tiro en respuesta a su agresión. Si no estoy dispuesto a enzarzarme en un cuerpo a cuerpo, entonces sí debo aguantarme con mi bofetada y rehuir esa acercanza, porque lo que tendría prohibido sería hacer uso del arma que llevo en el bolsillo. Si un muchacho de catorce años -o dos, o tres- me tiran piedras, sigo sin poder sacar mi pistola, ni tan siquiera una navaja.

Todos montamos en cólera alguna vez, nos exasperamos, nos sentimos provocados, burlados, agredidos o estafados. Hay personas que, si un empleado de cualquier empresa o servicio se les insolenta o disputa con ellas de mala manera, no vacilan en elevar una queja furibunda a los superiores de ese empleado, con su nombre y apellido, sin pararse a pensar que con su protesta iracunda pueden propiciar el inmediato despido de quien fue insolente o inepto, y que acaso eso sea demasiado castigo, que alguien pierda su empleo por una mera impertinencia o negligencia ocasionales (tal vez quien nos ofendió tenía un mal día). Los escritores, y cuantos damos a conocer nuestro trabajo, somos a menudo objeto de pullas y fustazos. En principio nos toca aguantarlos, porque nadie nos ha obligado a exponernos públicamente (podríamos haber guardado en un cajón nuestras obras), y todo el mundo tiene derecho a opinar lo que le plazca. Cuando se trata de ataques personales, reiterados o incluso obsesivos, es lícito responder a ellos según de quiénes provengan: bien está si es alguien que dispone de una columna en un diario, como es mi caso, o de un programa de televisión o de radio, desde los cuales podrá devolvérseme mi latigazo; si quien habla mal de mí no está en igualdad de condiciones conmigo, más me vale callarme.

¿Y en las guerras, qué pasa en las guerras? En mi última novela hice decir a un personaje inglés, al hablar de la Segunda Guerra Mundial, algo así como lo siguiente (lo siento, pero no voy ahora a ponerme a buscar una página entre setecientas): “En una guerra de supervivencia uno hace todo lo necesario, lo cual acaba por incluir también lo innecesario. El problema es que mientras se dirime el conflicto, uno cree que todo es necesario. Luego, cuando ha terminado, y si uno ha salido vencedor, es casi imposible no pensar que también se habría ganado sin que yo hubiera hecho esto o lo otro. Pensamos que podríamos habernos ahorrado alguna crueldad o vileza, y algunas víctimas, y que aun así el resultado habría sido el mismo. Hay gente a la que luego eso le pesa durante la vida entera”. Creo que, en efecto, hay guerras en medio de cuyas indecisión y fragor es muy difícil medir y saber eso, qué es necesario y qué no lo es tanto. Hay otras, sin embargo, en las que la cuestión es meridiana, y en ellas resulta imperdonable hacer, a sabiendas, mucho más de lo necesario: provocar escarmientos en la población civil, para diezmarla y aterrorizarla; matar a niños que no podrían empuñar un arma aunque quisieran, y si la tuvieran; bombardear hospitales en los que se atiende a heridos, que ya están fuera de combate; o escuelas en las que se refugian mujeres con sus hijos, aún inocuos e inermes. Todo lo que se sabe que es gratuito y superfluo, excesivo y desproporcionado, abusivo y no vital para el desenlace de la contienda, es un crimen. El resto es otra cosa: es guerra, y así son éstas desde que existe el mundo.

Israel ha incurrido en todos esos crímenes en su respuesta a los cohetes lanzados sobre su territorio por Hamás desde Gaza. Una vez más ha hecho pagar, desoyendo el viejo mandato, a justos por pecadores, y además con plena conciencia, crueldad, exhaustividad y encarnizamiento. Ha sacado la pistola ante una bofetada y ha hecho uso de ella. Hoy por hoy, es un Estado incivilizado, un venado, una mala bestia, un matón y un chulo. Las consecuencias injustas de su reacción le han traído sin cuidado. Hace años, con motivo de la publicación de una de mis novelas en hebreo, vino un periodista a entrevistarme. Recuerdo que me preguntó: “Si se le concediera un día el Premio Jerusalén, ¿lo aceptaría? ¿Vendría a nuestro país a recogerlo?” Le contesté que sí, en el improbable caso, que no veía por qué no. Hoy mi respuesta habría sido otra: “No”, le habría dicho. “Lo mismo que nunca he ido a Cuba, o que no iría a Irán, ni a Arabia Saudí, ni a Venezuela, o que no habría ido al Chile de Pinochet, tampoco iría a Israel. A un país, para ser civilizado y democrático, no le basta con celebrar elecciones libres. Esa condición se gana o se pierde día a día, en la manera de gobernar, y también en la de conducir una guerra. Israel hoy la ha perdido”.

JAVIER MARÍAS

Neguev and me dijo...

Se equivoca usted,llevado por su ira y sus prejuicios: el artículo está colgado en la propia entrada en un vínculo. Aunque seguramente no sabe lo que es un vínculo.

Aparecen en azul, para su información

BB dijo...

De miserables...

Cuanta ceguera, cuando no queremos ver más allá de nuestra nariz. Como con esto, con todo.

Un abrazo, Neguev.

Moré dijo...

Bravo Don José Benarroch , nos demuestra la diferencia entre una persona con cultura, educación y mundo y un analfabeto funcional al servicio de llenar su "pesebre" con las migajas del poder.

Horchata Frappé dijo...

No tengo palabras Neguev, pero sí mi abrazo más solidario.

Iojanan dijo...

Al curioso impertinente anónimo he de decirle que para ofender hay que tener mucha, mucha, mucha más clase que ese anónimo pretende. Por lo demás es una suerte que lea este blog, porque así al menos sabe que para salir de la ignorancia hay que visitar sitios en los que la izquierda no rebuzne. Lamentable tener que decir esto de la izquierda después de tanto vivido con ella, pero aquí cada cual es hijo de sus actos.
Adiós para siempre.

Iojanan dijo...

Por cierto Neguev, dos cosas. Una, que les duele lo que escribes y comentas, y dos te tienen con seguimiento.De eso no sabe uno que resulta, puede ser que estos canallas sinvergüenzas pretendan la intimidación directamente y sin tapujos o que , por otro lado, se sirvan de la estrategia socialista oficial, decir una cosa y pretender la contraria con el máximo daño posible. Atención con los valientes anónimos que esos son los que llevan pistolas a las manifestaciones.

Neguev and me dijo...

Gracias BB, Horchata y Iojanán. Pienso que si ladran será que cabalgamos a lomos de un unicornio azul. O como se dice, si ladra el perro, será porque la caravana pasa

Neguev and me dijo...

Moré, no quiero olvidarme de usted en mis oraciones diarias. Y veo que tira usted con dardo. Efectivamente,al exabrupto del re-puta-dísimo intelectual , cabe contraponer arguementos, aunque algunos de estos respatibilísimos intectuales se consideren en posesión del rabo de la sartén que les da disponer de tribunas para decir a la postre, que tienen prejuicios morales . ¿ Y quienes no? Yo misma sin llamarme María, también los tengo. Coincido con el Sr Marías en lo de Cuba, no se si ayer estaba en la Manifestación, me temo que no. No dudo que no iría a darle la mano al iraní, por eso, me parece que la carta que reproduzco expresa, con educación, los buenos deseos y con modales, pues nos hemos educado en buenos colegios, seguimos invitándo al Sr Marías, a visitar Israel..e incluso, tampoco chillaríamos mucho si le concedieran el premio. Ya le digo Somos, y queremos seguir siendo "educados"

Javier Solera dijo...

Decir que la Convención de Ginebra ha quedado desfasada es el primer paso a decir que la Declaración Universal de los Derechos Humanos ha quedado desfasada.

Llegará el día en que, para defender la política asesina y totalitaria de Israel, se dirá que "la situación mundial ha cambiado mucho" y que "la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU ya no se ajusta a la difícil realidad de hoy en día".

Estoy de acuerdo en que Israel ya no combate a ejércitos regulares; combate a población civil desarmada y finge, ante los medios mundiales, combatir a un medio terrorista.

La diferencia es que a los terroristas se les combate mediante la policía, como hace España, y no mediante tanques y bombas.

Un cordial saludo.

Neguev and me dijo...

Sr Solera

decir que la convención o cualquier otra ley ha quedado desfasada, no supone mas que aggiornamento. Eso que, usted entendería, si siguieramos teniendo las leyes de la Edad Media en materia civil.

El resto de su respuesta no necesita comentario adicional, por cuanto es una clara exposición de la fobia que le aqueja, además de mezclar churras con merinas.

Pero le voy a ser clara. En esta página se puede discrepar, aportar razones en contra, pero hay cierto tipo de comentarios, como el suyo, que solo merecen borrarse.

La magnanimidad sionista que no arrasó Gaza, cuando pudo hacerlo, me lleva a dejar su comentario ahi, por si alguien no sabía del pie que cojean ustedes, y pudieran pensar erróneamente, que lo que ustedes aportan al debate es producto del razonamiento,. Tras leerle alguno lo tendrá mas claro

Silvina dijo...

Ante todo, comentarle mi alegría al caer en este sitio, navegando en búsqueda de información respecto a Julian Marías. Mayor mi emoción al ver la respuesta de D. José Benarroch, a quien tengo el gusto de conocer personalmente. Les copio una nota que envío hoy al Diario El País de España, en referencia a la nota de portada de Gaza, aparecida el domingo 22 de Febrero en El Pais Semanal.

" Leí con profunda preocupación la nota de tapa de El País Semanal del 22 de Feb. referente a la situación en Gaza. Sin ánimo de minimizar las demostraciones antisemitas en Argentina, donde vivo, puedo afirmar que provienen de un sector pequeño, de dudosa ideología, bajo la figura de un funcionario muy cuestionado por su relación con Irán por ejemplo y sus constantes ataques a la colectividad judía en general, y algún que otro político que cuestiona la lealtad de los judíos hacia los países de los que son ciudadanos. En los periódicos locales, sin embargo, abundan los artículos de reconocidos personajes de distintos ámbitos, dando cuenta de ambos puntos de vista respecto a este tema tan delicado y controversial.
Sin dejar de reconocer el panorama desolador en el cual se encuentran los palestinos, he comprobado que en reiteradas notas periodísticas en vuestro periódico, se expone mayormente una sola cara de la moneda. Claro, es muy fácil solidarizarse con el más pobre, el pueblo que sufre oprimido y abandonado, sin dar cuenta que Irán y Siria por ejemplo son quienes operan tras Hamas. Es fácil hacer mención de los ataques indiscriminados a escuelas, desplegar fotos desgarradoras, cuando se sabe que Hamas utiliza a civiles como escudos, precisamente con el propósito de desligitimizar a Israel, tildándola de amoral. Es una visión simplista la que abordan, y preocupante, ya que pienso en todos los lectores que se informan de manera claramente tendenciosa para después emitir juicios como, por ejemplo, el de una señora quien, de acuerdo con la opinión de Javier Marías en su columna del 1 de Feb 2009 , condena a Israel manifestándose esta vez a favor de un boicot en su contra.

España es un país que sufre en carne propia los embates de ETA, con lo cual saben perfectamente lo que es estar expuestos a atentados y amenazas en forma constante. Pero otra sería la historia si la consigna fuera hacer desaparecer a España del mapa, sembrando el terrorismo utilizando inclusive a sus propios hijos.
Exponer la otra cara de la moneda, excede este lugar. Creo que hay muchos más elementos para tratar el caso objetivamente. Aprovecho para dejar claro que no estoy de acuerdo con el ataque israelí a Gaza. Si bien puede ser considerada una respuesta desproporcionada, no se puede decir que no sea una respuesta previsible y anunciada reiteradamente ante el rechazo de Hamas de cesar en sus ataques.
Como muchos judíos, comparto la opinión que los palestinos merecen tener su propio estado, tal como fue el plan de la ONU en 1947 de crear dos estados independientes. Lamentablemente, la situación se está agravando cada vez más, con el avance de los grupos radicales islámicos que nos amenazan a todos por igual, perpetrando atentados en todo el mundo. Podemos discernir en cuanto a los métodos utilizados, pero en lo que debemos estar de acuerdo es en el derecho del Estado de Israel a defender su soberanía. Creo que es legítimo reconocer en las consignas violentas de grupos radicales islámicos una amenaza precisa, no solo contra los judíos, sino contra los principios básicos de la civilización occidental. Llaman la atención la proliferación de manifestaciones antisemitas, sea en Barcelona, Venezuela, Argentina ,etc.
El mejor arma para combatir el antisemitismo creo que es a través de la educación. Es imperativo luchar contra la pobreza y la ignorancia, que solo genera odio. Seamos libres de opinar, sí, pero dentro de un marco equitativo y justo, habiendo expuesto antes todos los argumentos de ambos lados, para evaluarlos a conciencia. Sepamos que para negociar una solución, la tan anhelada paz, solo hace falta voluntad de ambas partes, y reconocer como primer medida el derecho a la coexistencia pacífica.
SHALOM